CASA DEL LAGO

Lago Colico, Chile

2004

CASA DEL LAGO

Lago Colico, Chile

2004

CASA DEL LAGO

Lago Colico, Chile

2004

La región de la Araucanía, al sur de Chile, es uno de los rincones más hermosos del país. Se trata de un territorio rico en hitos y accidentes geográficos, donde se suceden bosques, ríos caudalosos, montañas y lagos, dando origen a una secuencia de paisajes extraordinarios.
La Casa del Lago planteaba el desafío de colonizar un territorio donde la naturaleza aún prevalece sobre cualquier intervención humana. ‘El Colico’, como se le conoce popularmente, es un pequeño lago, al oriente de la ciudad de Temuco, incrustado en el cordón montañoso de la pre-cordillera que anticipa la magnífica presencia de los Andes del Sur. Allí todavía es posible construir en lugares donde no existen vestigios de intervenciones humanas anteriores. La condición relativamente remota del terreno y la consecuente distancia de cualquier centro de abastecimiento obligaron a pensar el proyecto desde una lógica constructiva que —necesariamente— debía conciliar técnicas locales y prefabricación.
Constructivamente, el desafío se resuelve a partir de una estructura prefabricada de acero y vidrio, y un volumen de piedra elaborado por artesanos del lugar. El carácter tectónico y artesanal del volumen de piedra contrasta con el universo leve del pabellón de metal y vidrio, dando lugar a un diálogo abierto entre tradición y modernidad.
Consideraciones logísticas y medioambientales redujeron al mínimo la intervención sobre la ladera, ubicándose la casa en una pequeña inflexión del terreno, a unos 30 metros de altura respecto al borde lacustre. A la casa se accede por un camino público que rodea el lago. Desde la parte alta del terreno una pequeña cuesta conduce hasta la vivienda, donde por medio de un puente se conecta el cerro con el pórtico que atraviesa el volumen de piedra para llegar a una terraza-mirador con una vista amplia sobre la geografía circundante. Desde allí se ingresa a la vivienda. El volumen de piedra aloja en su interior la circulación vertical, la cocina y los baños, mientras que el pabellón metálico alberga la zona de dormitorios y las zonas sociales.
Dentro de este pabellón se establecen tres patios de vidrio dispuestos estratégicamente, los cuales, además de multiplicar la entrada de luz natural al interior de la casa, permiten configurar distintos ámbitos dentro de la continuidad visual propuesta. En estos patios se introduce un árbol nativo, subrayando así la idea central del proyecto: que aún en el interior de la vivienda, siempre fuese posible estar en medio de la naturaleza.
La transparencia entre interior y exterior convierte el paisaje en el principal protagonista del edificio.

CASA DEL LAGO

Lago Colico, Chile

2004

Cliente: Privado
Arquitecto: Cristian Undurraga
Director Ejecutivo: Cristian Undurraga
Colaboradores: Taller Undurraga Devés, Mario Marchant
Consultores: Jorge Herreros y Jorge Marambio (estructura)
Contratista: Edgar Schmidt, Rafael Herreros
Fotos: Guy Wenborne