casas del horizonte

zapallar (chile)

(2007 – 2009)

casas del horizonte

zapallar (chile)

(2007 – 2009)

casas del horizonte

zapallar (chile)

(2007 – 2009)

Al norte de Zapallar, en la costa central de Chile, se emplazan estas ‘casas del horizonte’, en un enclave en el que el océano Pacífico —contradiciendo su nombre— se abate una y otra vez sobre las rocas, con persistencia irreductible y enérgica.
El terreno, empinado 25 metros sobre el nivel del mar, goza de una vista amplia que se pierde en el horizonte marino. A los extraordinarios atributos geográficos del lugar es justo agregar la presencia inmediata, por el costado norte, de un pequeño y bellísimo cementerio donde los pinos y las tumbas, dispuestas a ras de suelo, se funden con la topografía y la vegetación circundantes.
Ante esta suma de estímulos formidables que ofrecía el terreno, era evidente la necesidad de una opción arquitectónica radical, capaz de establecer con el entorno un diálogo equivalente a la magnitud con que se manifiesta allí la naturaleza.
Fue preciso entonces construir dos paralelepípedos, extendidos y compactos, que abarcaron el terreno en su longitud celebrando el horizonte lejano. Desde la distancia los dos pabellones se funden en un solo trazo neto y directo, al tiempo que se erigen como contrapunto al relieve de las rocas y al perfil ondulante de los cerros inmediatos.
Estructuralmente las casas se conciben como dos ‘puentes colgantes’. En esta definición, las vigas, de hormigón postensado, se constituyen en protagonistas del proyecto determinando el carácter esencial de estas casas. Embebidas en las carpinterías de las ventanas, sendas barras de acero conectan las vigas con la losa que marca el nivel más íntimo y doméstico de las viviendas. Dentro de este espacio las ventanas volcadas hacia el sur recogen la vista del mar y del pueblo de Zapallar, mientras que las ventanas que dan al norte recogen la luz y el calor del sol, presencia que se regula mediante celosías móviles. La ventilación cruzada y la constante brisa del mar permiten un óptimo control de la temperatura.
Bajo el pabellón-puente surge un espacio intermedio y templado, donde la necesaria protección de la brisa marina obligó a acristalar el recinto. Allí se desarrolla el programa más público y social. Como extensión de este espacio, en cada casa se excavó un patio rodeado por muros de piedra que se hacen eco de las rocas desplegadas a orillas del mar. Del resultado de esta operación surge un espacio introvertido, generoso, resguardado del viento y abierto al sol del norte. Un estanque articula el orden racional que impone la vivienda con el paisajismo rústico que se descuelga por la pequeña ladera resultante de la excavación.

casas del horizonte

zapallar (chile)

(2007 – 2009)

Cliente: Privado
Arquitecto: Cristian Undurraga
Director Ejecutivo: Cristian Larraín
Colaboradores:Talles Undurraga Devés, Cristian Larraín
Consultores: José Jiménez, Rafael Gática (estructura)
Contratista: Almar Constructora – Francisco Álvarez
Fotos: Roland Halbe, Felipe Arteaga