GALERÍA CARROZA

Santiago, Chile

2007

GALERÍA CARROZA

Santiago, Chile

2007

GALERÍA CARROZA

Santiago, Chile

2007

El barrio Nueva Costanera, al este de Santiago, ha transitado en los últimos años desde una estructura residencial de ciudad-jardín hacia una de carácter más urbano. Las antiguas residencias han abierto sus jardines al espacio público, ampliando las zonas peatonales e incorporando comercio, gastronomía y galerías de arte. Esto, sumado a las nuevas densidades propuestas, ha consolidado el barrio como un activo polo urbano. La Galería de Arte Jorge Carroza, especializada en arte y mobiliario de los siglos xix y xx, encontró en este territorio el lugar propicio para la instalación de su sede.
El nuevo pabellón responde a la escala aún doméstica de las construcciones cercanas. Se trata de un paralelepípedo sobrio y monolítico, formado por paneles de cuarzo traslúcido que se apoyan sobre un basamento de hormigón que se extiende hacia sus costados para dar continuidad a las fachadas. Este zócalo sólo se interrumpe en el acceso de la galería, reafirmándose el carácter introvertido de la propuesta, que ha querido ocultar su interior y revelarlo sólo paulatinamente.
El orden horizontal propuesto en la fachada exterior contrasta con el orden vertical del interior del pabellón, donde una luz diáfana se filtra por los paneles de cuarzo animando el recorrido perimetral que rodea las salas de exposición.
En este proyecto se retoma la investigación sobre el cerramiento de edificios con paneles de cuarzo —desarrollada anteriormente en el Edificio Simonetti— llevándola a una mayor radicalidad, suprimiendo cualquier transparencia que permitiera relacionar el interior con la ciudad y reduciendo esa relación sólo al acceso del edificio. Esta introversión extrema pareció apropiada para establecer la necesaria distancia entre el silencio que necesita el mundo del arte y el ruido exterior de la ciudad.
Las salas expositivas, dispuestas en el centro del volumen, se desarrollan en dos niveles y están concebidas como cajas simples capaces de acoger exposiciones de distintos tipos. El color es el elemento que transforma y diferencia estos espacios, según sea el carácter de la muestra, dándose con ello un marcado contrapunto con el ambiente monocromo y escueto de los pasillos perimetrales.
En los niveles subterráneos se integran los espacios de restauración y de administración. Allí se propone un jardín que permite incorporar luz natural a estos recintos, dotándolos de la misma nobleza que tienen los pisos superiores. En el nivel más bajo, un pequeño auditorio viene a complementar la variedad de actividades culturales que se pueden celebrar en la galería.

GALERÍA CARROZA

Santiago, Chile

2007

Año proyecto: 2005-2006
Año construcción: 2006-2007
Superficie terreno: 600 m2
Superficie construida: 1.150 m2
Cliente: Fundación Carroza
Arquitecto: Cristian Undurraga
Director Ejecutivo: Orlando Etcheberrigaray
Colaboradores: Taller Undurraga Devés, Cristian Larraín, Eduardo Castillo
Consultores: José Jiménez, Rafael Gática (estructura)
Contratista: M3
Fotos: Roland Halbe